¿Cómo enfrentar una crisis financiera en la familia?

Reducir los gastos al mínimo o pensar en vender algún bien son algunas de las alternativas que se pueden adoptar para sanear las finanzas.

La economía familiar puede tambalearse o entrar de lleno en una crisis por diversos motivos: malas inversiones, pérdida del empleo, los costos de afrontar una grave enfermedad, robos, entre otros. Las crisis financieras son momentos difíciles, provocan estrés y ponen a prueba la armonía familiar.

La base para enfrentarlas es la unión, la comprensión y el apoyo entre los miembros de la familia. Existen además algunos métodos eficaces para hacerle frente a la crisis.

Las crisis financieras son momentos difíciles, provocan estrés y ponen a prueba la armonía familiar.
Las crisis financieras son momentos difíciles, provocan estrés y ponen a prueba la armonía familiar.

El blog especializado en finanzas personales Get Rich Slowly recomienda adoptar las siguientes medidas:

 

1. Reduzca los gastos al mínimo. Cuando se enfrenta a una crisis financiera, es imprescindible reducir el gasto tanto como sea posible y cuanto antes, mejor. Reduzca los gastos fijos y aproveche las ofertas en establecimientos. Los pequeños lujos o caprichos que antes se daba la familia tendrán que esperar a salir del atolladero.

2. Considere medidas drásticas. A veces solo permitirse los gastos esenciales no es suficiente y se requieren medidas más estrictas. En ese caso debes evaluar decisiones como vender el auto o algún otro bien.

3. Involucre a todos los miembros de la familia. Los hijos deben formar parte de las decisiones familiares para que sean conscientes del problema financiero que se enfrenta y colaboren con las medidas de restricción de gastos.

4. Sea brutalmente honesto y busque consejo. No es fácil salir de una crisis. Se requiere tiempo, disciplina y paciencia. Además puedes obtener asesoramiento externo de amigos y familiares. Tiene que estar dispuesto a escuchar lo que le dicen otros. A veces otros son más capaces que nosotros de ver mejores soluciones.

5. Conserve el entorno familiar. No le añada un problema a otro. Una crisis conyugal o un conflicto con los hijos solo agravará la situación. Conserve la tranquilidad. Un ambiente familiar armonioso ayudará a que el problema sea tratado con efectividad.

Fuente:  www.shutterstock.com

TBT XXI Asesores Gerenciales, C.A. - Rif: J-40298029-9
Diseño Web: www.serviciodepaginasweb.com