FMI prepara un rescate a Venezuela por $ 30 millardos anuales

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha comenzado los preparativos para un posible rescate de Venezuela que pudiera requerir 30 mil millones de dólares o más anualmente en ayuda internacional, además de acompañar a una de las reestructuraciones de bonos más complejas del mundo y representar una enorme prueba de las reglas del Fondo.

El FMI no ha tenido una relación oficial con Venezuela desde que Caracas la rompió en 2007, y no ha realizado una revisión en el país en 13 años. Los funcionarios insisten en que no existe un rescate inminente, y han declarado públicamente que sólo están llevando a cabo una supervisión normal, haciendo hincapié en que no han tenido contacto significativo con el Gobierno aparte de las respuestas ocasionales de bajo nivel ante las solicitudes de datos.

Sin embargo, durante los últimos meses, el personal del FMI ha discretamente sacado cálculos para implementar un posible rescate financiero que, de suceder, pudiera ser más grande desde el punto de vista financiero y más políticamente complejo que su muy criticada participación en Grecia.

“El mercado necesita estar adecuadamente preparado para esto”, comentó un alto funcionario del FMI.

“Esto va a ser una mezcla de Argentina con Grecia en términos de complejidad”, agregó Douglas Rediker, un exrepresentante estadounidense ante el FMI.

Venezuela celebró hace dos domingos elecciones para 23 gobernaciones estatales en las que las encuestas indicaban que la oposición derrotaría al Gobierno en medio de una severa recesión que ha reducido la economía en un tercio y que tiene una inflación que el FMI estima en más del 1.000 por ciento. La escasez de divisas ha reducido las importaciones en un 80 por ciento en cinco años, dejando al país tambaleándose al borde del incumplimiento y sufriendo una extrema escasez de alimentos y medicinas.

El lunes de la semana pasada, el consejo electoral dominado por el Gobierno anunció que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) gobernante había ganado 17 de las 23 gobernaciones. La oposición denunció los resultados como fraude, y declaró que se negaría a reconocerlos, lo cual aumentará la perspectiva de nuevas sanciones internacionales contra el Gobierno.

“Estamos muy preocupados por las dramáticas condiciones económicas y humanitarias en Venezuela”, expresó un portavoz del FMI. “Hemos estado recopilando información y siguiendo la situación de cerca, incluyendo la monitorización de cómo la crisis está afectando a los países vecinos”.

Venezuela está casi completamente fuera de los mercados internacionales de capital, y una controvertida colocación de deuda a principios de año con Goldman Sachs tuvo un rendimiento estimado del 48 por ciento. En cambio, el FMI típicamente presta al 2 por ciento.

Sin embargo, el mayor obstáculo para el rescate de Venezuela por parte del FMI es el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, quien se ha aferrado al poder a pesar de la creciente presión para que renuncie. Las protestas callejeras de oposición este año dejaron a más de 125 fallecidos.

Los programas del FMI dependen de una solicitud de un gobierno para obtener ayuda y de la cooperación de las autoridades nacionales, pero “no ha habido diálogo alguno”, declaró un alto funcionario del FMI. “Además, mucho depende de la naturaleza de cualquier transición política. Si no hay consenso, la comunidad internacional no querrá invertir buenos fondos en malas circunstancias”.

Otro factor que probablemente demore cualquier programa de préstamos es la falta de estadísticas confiables. La última vez que Venezuela tuvo una llamada consulta del Artículo 4 fue en 2004, y los funcionarios comparan la falta de información con lo que presenciaron en los países del bloque soviético antes de la caída del Muro de Berlín.

La magnitud de las necesidades de Venezuela probablemente también será un problema. Normalmente, los programas del FMI a lo largo de tres a cuatro años se limitan a un máximo del 435 por ciento de la cuota de un país, la cual, en el caso de Venezuela, sería de 23 mil millones de dólares. Otros prestamistas multilaterales podrían aportar otros 2 mil millones cada uno, y los donantes bilaterales (de Europa y de Estados Unidos) podrían llegar a los 5 mil millones. Esto resulta en un posible paquete plurianual total de aproximadamente 32 mil millones de dólares.

Pero Venezuela probablemente necesite ese monto anualmente. Devolver las importaciones a los niveles de 2015 de 35 mil millones de dólares, y así impulsar el consumo y una cierta reconstrucción del deteriorado capital social del país, requeriría un respaldo de la balanza de pagos de 22 mil millones anuales. Además de eso, el déficit fiscal, actualmente alrededor del 7 por ciento del producto interno bruto (PIB), tendría que ser financiado. En total, Venezuela pudiera necesitar 30 mil millones de dólares al año en ayuda de la comunidad internacional.

Eso es mucho más de lo que pudiera estar disponible, a menos que Venezuela pueda convencer al FMI y a los accionistas como Estados Unidos de que le otorguen “acceso excepcional”. Ése sucedió en el caso de Grecia, el cual obtuvo líneas de crédito del FMI por un valor de 17 veces su cuota. Con un tratamiento similar, Venezuela (el cual cuenta con las reservas de energía más grandes del mundo) pudiera pedir prestados más de 88 mil millones de dólares.

Pero la política se encuentra en una tensa situación. Los republicanos en el Congreso estadounidense exigieron un endurecimiento de las reglas de acceso excepcional del FMI como condición para aprobar las reformas de cuotas del FMI en 2015, y una “exención sistémica” pasada apresuradamente a favor de Grecia en 2010 todavía es vista con desdén.

Otra complicación radica en la inevitable reestructuración de la deuda que acompañaría a cualquier rescate. La carga total de la deuda de Venezuela es de 140 mil millones de dólares, incluidos 70 mil millones de bonos negociados, préstamos bilaterales chinos y rusos, pagarés emitidos a proveedores no pagados y reclamaciones de indemnización por parte de compañías nacionalizadas.

Eso es equivalente al 116 por ciento del PIB con pagos de servicio de la deuda de alrededor del 75 por ciento del valor de las exportaciones venezolanas, el cual es, según Torino Capital, el nivel más alto del mundo.

Sin embargo, al menos una parte de las intervenciones normales del FMI puede haberse dado. Los programas del FMI se han asociado con la austeridad, y Venezuela ya ha sufrido una caída masiva en el consumo. “La parte más dolorosa del ajuste ya ha sucedido”, comentó Miguel Angel Santos, un economista del Centro de Desarrollo Económico de la Universidad de Harvard, quien ha estudiado los escenarios de transición venezolanos.

Fuente:  www.lostiempos.com

 

 

TBT XXI Asesores Gerenciales, C.A. - Rif: J-40298029-9
Diseño Web: www.serviciodepaginasweb.com